Free songs

Devolver el valor al arte

Sep 21 • Exposiciones • 477 Views • No hay comentarios en Devolver el valor al arte

El arte tiene el poder de cambiar o modificar el capital social, el capital económico y el capital cultural. Pero, ¿quién obtiene más beneficios en el sistema del arte?

Dentro de este nicho y su mercado, se ha establecido que sin artistas decae el mundo del arte. Sin embargo, éstos son quienes, actualmente, obtienen un menor número de reconocimientos y prestigios.

En esta dinámica entre las obras, coleccionistas, museos, galerías, curadores, críticos, ferias y bienales, existen muchas similitudes con otros sistemas políticos y sociales. Aún continúa la crítica de si el arte sólo se adquiere como un simple producto ya sin obtener –con mayor interés e importancia– su valor estético y simbólico.

Todos estos factores se han modificado por cómo han cambiado las estrategias de su promoción y divulgación. Ahora son los coleccionistas, museos y galerías quienes tienen un mayor reconocimiento y control al traducir las obras en un valor económico; mientras que el artista depende de todos los resultados y, en cualquier momento, puede quedar en el olvido.

Mercado, arte, consumo y destrucción son algunos de los factores que se pueden contemplar en la exposición Los justos desconocidos; de todas maneras cago  en la Galería Hilario Galguera.

Víctor Palacios, curador de la exposición, partió de la figura del justo desconocido –Tzadik, en hebreo– y de la película La leyenda del invencible de Werner Herzog. En ella se ofrece un espacio en donde “imaginemos que el justo no es aquel individuo que actúa conforme a la ley ni es aquel que tiene la certeza de hacer el bien. Imaginemos que el justo sólo puede serlo siendo generoso y realmente desinteresado en obtener reconocimiento, retribución a sus actos. Imaginemos un mundo liberado del sistema de administración de justicia actual”.

Una crítica hacia la política, a la sociedad y cómo estos aspectos influyen para el consumo del arte, la obra de los artistas se presentan como obras homogéneas, como obras de artistas justos. Sin embargo, cada una de las piezas continúa con el trazo de la línea sobre el sistema del arte y cómo éste adquiere valor a través de la legitimación del espacio de exhibición (museos, galerías), coleccionistas, curadores y críticos.

¿Cuál es la funcionalidad del arte en nuestro contexto?, ¿cuál es la importancia de los artistas en la actualidad?, ¿los artistas deberían de ser justos? En la exposición se puede encontrar una forma distinta de entender su sistema a través de la vida cotidiana del hombre. Como ser humano, cada uno elige qué comer –esto se sustituye por el qué querer comprar–; a partir de dicha decisión se desglosan diversos valores de consumo y de cambio. Pero, a pesar de haber elegido los mejores alimentos e ingredientes, siempre se llega a un mismo resultado: cagar.

Dicha comparación sobre cómo funciona el sistema digestivo del hombre y el sistema del arte, sugiere una reflexión sobre cómo sería el mercado con artistas justos o cómo serían los artistas en un mercado justo. Pero en cualquier punto esa “justicia” siempre se desvanece, se unifica para brindar valores, experiencias y darle la desventaja al artista de ver crecer su obra en millones y ver también cómo ésta se devalúa.

Los justos desconocidos; de todas maneras cago forma parte del proyecto El Cuarto de Máquinas –un espacio para la investigación y experimentación con proyectos de arte–. Mauricio Limón, María José Sesma, Benjamín Torres, Óscar Benassimi, Karmelo Bermejo, Branda, Castro, Fernando García Correa, Cristóbal Gracia, Willi Kautz, Tláhuac Mata, Cy Rendón, Manuel Rocha, Gabriel Santamarina y Ling Sepúlveda, son los artistas participantes.

La exposición concluye el 17 de noviembre.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« »